Nosotros

El embrión de 422 es concebido en el año (2006), en locales de ensayo por horas en los que Carlos y Óscar hacían ruido y les iba creciendo la necesidad de darle una forma. Tras establecernos en un local propio, y un azaroso proceso de gestación, se presenta en público en octubre de 2014, habiendo realizado, hasta la fecha, más de una veintena de conciertos y grabado dos demos y un directo.

Nuestra localización, es en la zona de Barcelona.

El Hard Rock es la base, con temas propios y algunas versiones, junto con un Medley que trata varios estilos, son lo que componen nuestros sets de concierto.

Se crea a partir de Carlos (guitarra) y Oscar (batería), siendo las dos primeras columnas de la casa.

Ratos de ideas y primeras letras, fueron el inicio este proyecto.
A ellos se unieron, con el tiempo, Miquel (bajista) y Sergi (vocalista y teclado). Creando los cimientos de 422.
Como en cualquier banda, siempre se cruzan músicos que comparten un tiempo y separan caminos, de los que siempre hay buenos recuerdos hacia ellos.
La quinta definitiva columna, ha sido Concep (vocalista y pandereta). Con quien, a día de hoy, nos hemos subido a cuatro escenarios en el 2021, y los que vendrán…

El nombre de la banda es bastante técnico, misterioso, y tiene un significado cabalístico bastante enrevesado: 422 es el número del local donde ensayamos. Costaba encontrar un nombre adecuado, que identificara y todos sintiéramos como propio, por lo que se optó por ese número, como referencia a esas cuatro paredes que contienen tantos ensayos, ideas y tiempo.

El propósito de la banda, es pasarlo bien y dar ese buen rollo a quien nos sigue. Todos nosotros tenemos nuestros trabajos, familia, obligaciones y devociones, a lo que sumamos nuestros ensayos. Son unas horas familiares, en las que tocamos los temas ya creados y ponemos en el caldero “de las maldades”, nuevas ideas. A veces se empieza con un riff, una letra… y desencadena la creación de un tema, al que a veces nos cuesta poner el punto y final. Aparecen ideas sobre lo creado, se redondea con nuevas intervenciones, se quita estructura para complicarnos un poco más la vida, y la guinda llega con la satisfacción de saber que se ha creado un tema, un pelín enrevesado, pero con un gran sabor de boca.
Letras reivindicativas, que destiñen sentimientos a veces oscuros, replicas sociales y vivencias cercanas. Que hablan de guerreros pacifistas, de reproches, vivencias, renacer…

Sabemos que, a día de hoy, no nos vamos a ganar la vida en esto. Hay muchas bandas super buenas, grades músicos y mucha competencia. El panorama como todos sabemos, se mueve por dinero y padrinos, cosa que no tenemos. Nuestro seguir es más sencillo y son “las ganas”. Ganas de seguir haciendo lo que nos gusta, de seguir creciendo y de que se lo pasen bien con nosotros nuestros seguidores.
Una vez me dijeron: Las bandas no dejamos de ser fábricas de ladrillos, nosotros somos una fábrica de ladrillos, lo que debemos enseñar es que nuestros ladrillos son distintos.
Somos felices haciendo lo que nos gusta y nuestros ladrillos son de muchos colores. Así que, si los quieres descubrir, solo tienes de cotillear en nuestras redes…

¿Quieres saber más sobre nosotros?

Concep

Miguel

Oscar

Sergi

Carlos